Reloj-puerta-sol-gobernacionSin duda el reloj más conocido de España es el que preside el edificio de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol: El Reloj de Gobernación. Es el reloj ante el que la mayoría de los españoles toman las tradicionales uvas de la suerte (este fin de año 2018 se ha programado una segunda ronda de campanadas para los habitantes de Canarias) y por ello tiene tantos “minutos de gloria” en televisión garantizados cada año.

Con más de 150 años a sus espaldas, el reloj de La Casa de Correos (ese ha sido uno de sus nombres más utilizados) tardío tres años en ser construido (1863-1866). Donado  por el relojero José Rodriguez Losada, fue inaugurado por la reina Isabel II treinta años antes de que comenzara la tradición de tomar las uvas.

Siendo un monumento importante para los madrileños y la gente que visita la Capital cuando realmente cobra la importancia que tiene ahora es a partir de 1962, año en el que comienzan a retransmitirse por televisión las campanadas de año nuevo y cuando realmente todo el país comienza a realizar el gesto sincronizado de tomar las 12 uvas al compás de sus 12 campanadas.

12 campanadas, no 12 segundos

Las campanadas de año nuevo tienen un significado muy especial. A diferencia de las 12 campanadas que cualquier reloj toca cuando llegan las 12h o las 24h, las de Nochevieja representan también a los 12 meses que nos esperan. Precedidas por la bajada de la bola con el sonido del carrillón y posteriormente por los cuartos (doble campanada cada uno), las verdaderas campanadas son lentas (con un intervalo de 3 segundos entre una y otra) para poder tomar las uvas con tranquilidad.

Hay multitud de tradiciones sobre la mejor forma de empezar el año: llevar ropa interior roja, levantar el pie izquierdo mientras se toman las uvas, subirse a una silla, meter las alianzas de boda en la copa de champán, etc.

Nosotros recomendamos una especialmente: tomar las uvas en la mejor compañía.