piano-440¿Te has preguntado alguna vez qué hace que una nota “La” suene como tal y no de otra manera? Después de todo, esta es la nota utilizada como base en los actuales sistemas de afinación para instrumentos. Pues bien, aquí tienes el resumen o conclusión breve: pura arbitrariedad. Ya sabes, o probablemente intuyas, que las notas musicales se corresponden con diferentes frecuencias, puesto que el sonido no es más que la vibración del aire producida por una fuente sonora: frecuencia.

Pues bien, el patrón central utilizado a lo largo de la historia en la afinación de los instrumentos musicales, ha ido variando entre los 420 y los 450 Hz sin ningún tipo de motivación técnica más allá de las necesidades o causística de quien estuviese realizando la fainación de los instrumentos musicales en ese momento. En algunos momentos de la historia, en 1361 concretamente, se llegaron a utilizar incluso los 508 Hz como frecuencia de afinación para la nota “La”, tal y como está documentado; mientras que compositores como Mozart, Beethoven o Haydn utilizarían los 423,3 Hz para la nota base La en la afinación de sus instrumentos. Fascinante, ¿verdad?

Nos sería hasta el año 1953 cuando la ISO (International Organization for Standarization; Organización Internacional para la Estandarización) tomase cartas en el asunto decidiendo, una vez más de forma totalmente arbitraria y básandose quizá más en lo que venía siendo más común, la frecuencia de los 440 Hz como la nota central de afinación o “La” correspondiente generalmente a la tecla del “La” central en el teclado de un piano. Si quieres obtener más información sobre esto, puedes encontrarla en este enlace

De hecho, los 440 Hz venía siendo la afinación utilizada con más frecuencia en la radiodifusión tanto en los Estados Unidos como en Europa; dejando atrás mitos y leyendas en los que se atribuyen al propio Goebels diversos trejemanejes para favorecer a la Alemana Deutsche Grammophon el dominio absoluto en el mercado de la grabación musical, al estar todos sus equipos estandarizados bajo el sistema de los 440 Hz como frecuencia de afinación. Lo dicho, absolutamente nada que ver.

Ahora bien, de un tiempo a esta parte ha surgido una nueva corriente en la que se propone una afinación basada en los 432 Hz como la más adecuada para resaltar los armónicos naturales y otras cualidades inherentes al sonido; y de hecho ya son varios los artistas que están realizando sus grabaciones utilizando dicha frecuencia como base en la afinación de sus instrumentos. Si esta tendencia prosperará o no… está por ver.

Entre tanto, quizá este pequeño abanico de frecuencias nos haga reflexionar sobre lo que escuchamos… y lo que podríamos haber escuchado si simplemente hubiese variado ligeramente la frecuencia. Algo, como ves, totalmente arbitrario.

Pero si además quieres profundizar sobre otros cambios (o progresión) musicales a lo largo de la historia, nada mejor que acercarse al Museo del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid donde puedes admirar todo tipo de instrumentos antiguos, partituras y también métodos musicales, como parte de la actividad de la institución a o largo de la historia y donde, a buen seguro, encontrarás más detalles curiosos relacionados con la música y el sonido.

Por último, el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología alberga una completa colección de instrumentos, entre los que destaca en el ámbito del sonido el Analizador de Sonidos de König; y si te interesa darte una vuelta por los almacenes del museo de Madrid, ¡no dudes en hacerlo! Has de tener en cuenta, eso sí, que sólo es posible los primeros jueves de cada mes y con cita previa. Puedes encontrar más detalles en este enlace